Continuando la tradición familiar de salvar el mundo

#GearsofWar4

Continuando la tradición familiar de salvar el mundo

Después de Judgement, que no era malo, pero tal vez demasiado parecido demasiado pronto, vuelve Gears of War como lo conocemos. Disparando todos los cilindros, con cambios que se agradecen, y una historia que le perforará el corazón a cualquier fan de la serie.

hace 1 mes
Contenedor global
Reviews

Hoy en día Gears of War puede parecer un título de acción bastante tradicional. Una fórmula segura. Pero cuando la Xbox 360 vio nacer el primer juego de la serie, todo el mundo quedó impresionado por la fidelidad gráfica que el Unreal Engine 3 permitía alcanzar, la veloz y visceral acción gracias a herramientas como la metralleta/sierra eléctrica y el excelente sistema de cobertura, que mientras que no fue su invención, definitivamente fue la perfección de ese tipo de mecánica.
 
Diez años y cuatro juegos después nos volvemos a encontrar con estas mecánicas, que una vez más se vuelven a sentir frescas y novedosas, gracias a cambios que eran necesarios y nos hace regresar a un mundo al que hace mucho queríamos volver, con movimientos conocidos y caras que extrañabamos.

 
Mientras que los Gears of War siempre empezaban con un plato fuerte, este cuarto título es diferente. La historia parece tomar el volante, y la Primer Ministro de COG nos cuenta de los héroes que dieron sus vidas para que Sera disfrute de la paz que tiene el día de hoy. El Coronel Hoffman nos cuenta de las más grandes y sangrientas batallas. En medio de esto tomamos el control de un soldado sin nombre en la invasión a una base que está desarrollando un arma conocida como “Hammer of Dawn” (¿les suena?), después otro que tiene como deber proteger la Capital el Día del Surgimiento y finalmente otro soldado en una base cuando la Medida de Imulsión es activada. Todos estos flashbacks y batallas funcionan como excelentes tutoriales, pero también les permite a los fanáticos ver hitos de la franquicia desde otra perspectiva. Para alguien que haya jugado la trilogía original, el impacto es gigante.
 
El prólogo es largo, pero como dijimos, tiene un fantástico efecto para cualquier fan de la serie. Acto seguido, finalmente nos ponemos en las botas de nuestro protagonista, JD Fenix, hijo del héroe de guerra y antiguo protagonista, Marcus. 25 años pasaron desde el final del tercer juego, y COG se está encargando de reconstruir los asentamientos destruidos, pero no todos están felices con el ejército tomando el poder y viven como exiliados fuera del sistema. Contrario a lo que uno podría pensar del hijo de uno de los personajes más ilustres de COG, JD es un exiliado que junto a sus compañeros Del y Kait, viven infiltrándose en bases COG en busca de alimentos otras cosas para los pueblitos que los acogen. Hasta que en una de esas misiones, aparecen en el radar de COG y son perseguidos por el ejército, mientras otra amenaza surge en su pueblo, lo que los obliga a investigar la nueva amenaza mientras escapan del ojo visor de COG.
 
 
La dinámica de la trama es excelente, con ese fantástico giro de tuerca de escapar del grupo que alguna vez fue nuestro hogar, y al mismo tiempo investigar un nuevo e interesante enemigo. Y todo esto es ayudado porque los personajes principales y secundarios son todos muy queridos, con quien logramos una gran empatía gracias a que la historia en general tiene un tono menos dramático que la trilogía original, aún manteniendo momentos de gran emoción, provocado por lo fácil que es conectarse con estos personajes.
 
La jugabilidad va por un camino similar. Utiliza cosas que conocemos de la serie, que nos gusta, y después le dan otro giro de tuerca para que se sienta fresco y nuevo. Entonces este juego se siente como los otros, pero al mismo tiempo diferente. Hay secciones de mucha acción, de momentos scripteados realmente increíbles, hay momentos de tristeza, también de terror, con un nuevo tipo de enemigo que pueden aparecer de cualquier lado y por sorpresa. Hay mucha variedad en los enemigos y situaciones.

Las armas de antaño también están presentes, y también hay algunas que son variaciones de viejas armas, como la escopeta que dispara dos tiros sucesivos o el rifle con mejor zoom que tiene que ser cargado y disparado antes de que la carga se pierda. Y alguna que otra es totalmente nueva, como el Dropshot, un arma que dispara un proyectil que se planta en el piso como una mina antes de explotar.
 
 
Hablando de minas, también hay algunas acciones nuevas, como plantar granadas en el suelo como si fuera minas, modalidad que ya es furor en los modos multijugador, y nos obliga a tener un tercer ojo siempre que nos movemos por los mapas al jugar en línea. Otra acción nueva es la posibilidad dar una patada voladora cuando saltamos una cobertura, perfecto para incapacitar a alguien y terminarlo con una buena serruchada de la sierra eléctrica.
 
El modo multijugador requiere párrafos aparte porque es un favorito de los fans, y para muchos es la razón por la que van al juego. Para empezar, todos los modos disponibles pueden jugarse en modo rankeado que ofrece XP por terminar partidas y más por ganarlas, o con bots para practicar, ya sea a solas o con un equipo de jugadores. Hasta es posible jugar en LAN, lo que para consolas es verdaderamente increíble.
 
 
En total hay ocho modos, muchos de los cuales ya son conocidos como King of the Hill y Team Deathmatch, y también variaciones como Escalation que es King of the Hill con el ganador que puede elegir las armas que estarán disponibles en la próxima ornda. Warzone es como Team Deathmatch pero todos tienen una vida y la muerte es permanente. Execution toma esta misma premisa pero los jugadores desangrarse lo que obliga a los jugadores a rematar a todos los jugadores para que cuente el frag. Guardian toma a un líder del equipo tiene el ticket de respawneo es decir que si este muere, nadie puede volver a la partida. Y, Dodgeball, cambia la fórmula para que un kill significa que otro jugador aliado puede respawnear. 

El modo multijugador se siente muy familiar y eso es excelente porque realmente no había mucho que cambiar, pero algunas novedades hacen la experiencia más llevadera. Por ejemplo, ahora hay un radar que muestra todos los aliado en blanco y los lugares donde se puede encontrar municiones y hasta si estos ya fueron tomados. Ayuda a tener una mejor noción de dónde se está, sobre todo si alguien juega un mapa por primera vez, pero no dice nada sobre los jugadores contrarios, manteniendo las misma sensación que los viejos Gears tenían. 
 
 
Además, adiciones como la patada en cobertura hace el juego apenas un poco más dinámico, trayendo una fórmula de hace 10 años al estilo de juegos actuales. Un poco más rápido y caótico pero sin dejar de sentirse como una partida en línea de Gears of War.
 
Para finalizar, vale mencionar que mientras que en Xbox One el juego corre perfectamente y es una verdadera maravilla (sobre todo si tu televisor soporta HDR y tenés la Xbox One S), en PC es una experiencia aún más perfecta, con soporte para gamepad si se prefiere sobre teclado y mouse, y una enorme variedad de opciones gráficas para hacerlo ver tan bien como quieras sin tener que ceder frames por segundo, que en este tipo de juegos (sobre todo en línea) son muy importantes.
 
Al mismo tiempo, también vale remarcar que el juego soporta crossplay, es decir que quienes juegan online en Xbox One podrán estar jugando con usuarios en PC y viceversa. Esto finalmente podrá ponerle un fin a las discusiones de dónde se juega mejor, aunque el hecho de que en PC se pueda jugar con joystick hace esta fútil guerra aún más fútil.
 

En definitiva, The Coalition ha creado algo muy especial en Gears of War 4. Es un juego que en cualquier foto o video puede confundirse con cualquier otro juego de la serie, pero para los entendidos (y no tanto) es una montaña rusa llena de ideas frescas y renovadas, y al mismo tiempo, lugares y personajes familiares que tanto queremos. Y sí, Marcus Fenix está en el juego, y si piensan que les vamos a arruinar exactamente qué pasa con él, están muy equivocados. ¡A jugarlo!

Lo bueno:

  • Excelente giro de tuerca en el estado del mundo
  • Interesante historia con excelentes personajes
  • Jugabilidad conocida y probada con algunos giros de tuerca
  • Tan divertido como fue siempre

Lo malo: 

  • En algunos momentos se siente demasiado como un Gears of War
  • No ofrece pantalla dividida en multijugador



NOTAS RELACIONADAS