Corre Faith, Corre

#MirrorsEdgeCatalyst

Corre Faith, Corre

Hacía años que teníamos ganas de correr junto a Faith, como el viento. Saltar por las terrazas, sentir el viento en nuestro rostro, y no detenernos, nunca. Hoy pudimos hacerlo, y después de horas de realizar un sueño tan ansiado, les contamos nuestro veredicto.

hace 5 meses
Contenedor global
Reviews

Mirror’s Edge fue un producto de su época. En un momento donde Gears of War estaba marcando el camino para los juegos de acción, EA y DICE decidieron ir en contra de la corriente y lanzar un juego impactante visualmente, que nos pedía evitar las armas y superar obstáculos únicamente con la fuerza y voluntad de nuestro cuerpo. A través de habilidades de parkour y artes marciales podíamos completar esta aventura, que aunque tenía varios problemas, se disfrutaba jugar enormemente.
 
Ocho años al futuro y nos reencontramos con Faith después de mucha expectativa. Y ha cambiado. Es más joven, esta historia es más sobre su orígen y la historia de sus padres y la Resistencia, que sobre Faith y los Runners, como era la historia del original. Pero tampoco se sintieron limitados por lo hecho en el pasado, y donde tenían que reescribir, no tuvieron problemas en reimaginar el mundo de Mirror’s Edge y la Ciudad de Cristal.

 
Durante muchos momentos del juego desearíamos que la historia fuera más atrapante, pero lamentablemente, aunque la narración mejoró mucho respecto al juego anterior, sigue sin ser suficiente para llamar nuestra atención. Afortunadamente, lo que rodea a la historia, fue mejorado considerablemente, con la jugabilidad siendo la clave de la experiencia. En el primer Mirror’s Edge nunca pudimos sentirnos en control de nuestras acciones porque siempre había un objetivo que completar o un lugar al que llegar. En Catalyst la libertad de un mundo abierto nos permite correr por correr, sin agenda y es mucho más divertido que en la ocasión anterior. Al mismo tiempo, esta libertad nos permitió pulir nuestras habilidades y no solo mejorar en el juego, sino meternos de lleno en su funcionamiento y explotarlo al máximo.
 
Una de las cosas que más nos sorprendió, es que DICE logró mejorar un aspecto que de 2008 hasta hoy, parecía inmejorable, la acción de correr. Faith se siente aún más rápida y capaz que antes, con opciones como esquivar golpes y dar un doble salto ayudándose de obstáculos en el escenario. Las habilidades ya conocidas también retornar, y hasta podemos desbloquear algunas nuevas a través del árbol de habilidades con puntos otorgados cumpliendo misiones.
 
 
También existe una opción llamada RunnerVision que puede ser activada para sugerir un camino a tomar. Es muy útil, sobre todo en ciertas secciones, en las que se desactiva automáticamente para dejarnos intentar resolver ciertos puzzles de plataformas, pero si no podemos o queremos resolverlo, podemos activar nuevamente la habilidad y que nos revele una de las varias formas de cumplir ese recorrido.
 
Ahora bien, uno de los puntos de venta más fuertes de esta secuela, es que ofrece un mundo abierto. Pero esta una afirmación un poco capciosa. Y aún así, eso no le afecta al juego. Mientras que es verdad que podemos ir a donde queramos cuando queramos, dicho mundo está compuesto por caminos claramente establecidos en la forma de los techos y lugares más altos de la Ciudad de Cristal. Y esto es algo bueno, porque con la capacidad de movimiento que tiene Faith, la opción de ir al piso de la ciudad es simplemente innecesaria. De forma que funciona, aunque eventualmente los caminos se vuelvan un poco demasiado familiares.
 
 
Este nuevo formato también les dio lugar a poner más cosas en este mundo, además de las misiones principales. Ahora tenemos misiones secundarias que van desde, robar chips de comunicación en ciertos puntos de la ciudad, realizar carreras (multiplayer asincrónico con otros jugadores) y otros encargos que requieren llegar al objetivo en cierto tiempo específico. Aunque no tienen mucho jugo, en cuanto a historia, son divertidas actividades para probar nuestra propia habilidad.
 
Finalmente, tenemos que hablar del combate. Mientras que este juego tiene más acción que el anterior, sigue siendo un lugar poco común, y aunque no tenemos ni la opción de utilizar un arma, hay en su lugar un divertido sistema de combate que hacen estas secuencias momentos que esperábamos ansiosamente, en vez de querer evitar.

Mirror's Edge Catalyst es mejor que su predecesor en casi cada aspecto, y aún así, por ciertos momentos de su duración, sentimos como si podrían haber hecho mucho más, y se quedaron en el lugar seguro en vez de arriesgar. Sin dudas agradecemos que esta secuela haya nacido puramente del deseo de los fans, pero al mismo tiempo, sabemos que su enorme potencial aún no fue explotado al máximo.
 
Lo bueno:
  • Correr libremente por el mundo “abierto”
  • Las mejoras al sistema de Correr
  • RunnerVision es muy útil
  • El fluido y poderoso combate
 
Lo malo:
  • Gráficamente está bien, pero no sorprende
  • Los caminos se pueden volver repetitivos
  • La historia



NOTAS RELACIONADAS