Derrotar al Mal Supremo y al Ángel de la Muerte con un mando de consola.

Diablo III: Ultimate Evil Edition

Derrotar al Mal Supremo y al Ángel de la Muerte con un mando de consola.

En Blizzcon anunciaron el parche 2.1.2 a Diablo III de PC, y acá te contamos más sobre su versión de consola, el Ultimate Evil Edition.

hace 2 años
Contenedor global
Reviews

La saga de Diablo siempre fue un título fuerte en computadora. ¿Cómo olvidar el gran título que fue Diablo II: LoD? Es por eso que nos preocupó un poco su llegada a consola. No estábamos preparados para pensar en la idea de sobrevivir con un Demon Hunter en Hardcore, con tan sólo un mando de Playstation. El miedo siempre fue que es un juego que si o si requiere un teclado y un mouse, pero esto cambió cuando vimos la adaptación que nos presentó Blizzard, y nos dejó demostrado que realmente podemos jugar en consola sin algún problema.

Luego de la salida de la expansión Reaper of Souls, la cual en mi punto de vista personal, cambió mucho al título original que conocíamos para bien, llegó a consolas el Ultimate Evil Edition. Esta edición junta en un mismo disco, el Diablo III y Reaper of Souls, para PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 3 y Xbox 360.  En las consolas de la nueva generación es aún mejor, ya que corre a 1080p y a 60 cuadros por segundo. No vamos a entrar en demasiado detalle de qué trata el juego porque a esta altura, la mayoría ya lo conoce o son Paragón 350. Pero sin duda esta edición, es el mejor camino para adentrarse en el infierno del mundo de las consolas, mejor que tomar el camino del Monte Arreat.
 

Para los que jugaron la versión de PC, no estoy segura de recomendarles la versión de consola porque hay cierto punto en el cual no me parecen comparables, pero si son gamers de consola, sin duda es un título que tiene que estar en su biblioteca de juegos. Aun así me parece un juego que está bastante bien adaptado al mando de consola y a la jugabilidad de la misma, a veces asistiéndonos un poco en la batalla. La interface de inventario y habilidades también posee una buena adaptación y es bastante cómodo de navegarlo. La parte más divertida de jugarlo en consola, es sin duda, con amigos en la misma pantalla, compartiendo el mismo camino con ellos y matándose por el loot que es compartido.

Diablo III: Ultimate Evil Edition, es la mejor opción de compra, porque Diablo III sin Reaper of Souls es un 20% del mismo. Con la llegada de la expansión han cambiado muchas cosas. La más importante fue el modo Aventura, la cual hace que el juego pierda ese toque “repetitivo” que tenía antes. Las fisuras Nephalem y los contratos (o Bounties), cambiaron la monotonía que tenía el título base. Además también se puede disfrutar de la nueva clase, el Crusado, y del nuevo acto V en el cual nos enfrentamos al Ángel de la Muerte, Malthael.  Uno de los cambios más importantes que llegaron con la expansión en la versión de PC, fue el cierre de la Casa de Subastas, mejorando la experiencia de juego, para que el esfuerzo valga más que la tarjeta de crédito.

Pero saliendo de los cambios que trajo Reaper of Souls, nos centramos en esta edición de consola, que es lo importante a saber, y hace que Ultimate Evil Edition sea lo mejor. A pesar de la falta del panel de comunidad, y la inexistencia de los clanes, en esta versión encontramos dos características sociales muy divertidas.
 



La primera es el “Modo Aprendiz”, para nuestros amigos noobs que no tuvieron mucho tiempo para farmear. El modo aprendiz, permite que un jugador débil pueda jugar con otros jugadores más equipados en mayor dificultad, sin que sea imposible para el que no tiene ni un set completo.  Esto es una modificación momentánea, cuando el jugador vuelva a estar sólo, tendrá su poder habitual y perderá el boost. Es decir, volverá a su mundo real, ese en el cuál matar un pack de Elites es todo un desafío.

Lo más interesante como característica social, son los “Némesis”.  No sólo interesante, sino también un poco divertido, ya que consiste en enviarles un regalito a tus amigos. ¿Cómo? Cuando un esbirro te asesina en batalla se lo mandamos a alguien de nuestra lista de amigos para probar si tiene más suerte que nosotros.

Como último detalle, es la existencia del correo. Los ítems no son vinculados a la cuenta como en la versión de PC y les podemos enviar regalos y tesoros a nuestros amigos mediante el correo.

Ahora viene la parte negativa. Tenía que tener algo. La tardanza de los parches. En la versión de PC, con la salida del parche 2.1, llegaron las temporadas (la posibilidad de crearse un nuevo personaje empezando de cero con acceso a nuevos ítems exclusivos), y lo más importante: las fisuras Nephalem superiores con su respectiva tabla de posiciones. Este factor, de agregar un ladder, cambió mucho al juego, causando que los jugadores busquen constantemente mejorarse a sí mismos y así poder ascender en la tabla. En la edición de consola, este parche llegó bastante tarde, sin incluir las temporadas, pero sin duda le agrega otro toque a favor al juego.
 

Otro de los puntos a destacar es la edición de los ítems. Circulan vendedores en internet, de equipo modificado. Armas con stats de daño altísimos, o anillos con doble engarces de gemas, y algunas otras cosas sin sentido, que hacen que tu personaje se desbalancee por completo. Aparentemente estos ítems son modificados con algún software externo. ¡Ojalá que encuentren al culpable y lo dejen encerrado en la guarida del carnicero!

El título sigue siendo la versión más completa de consola, y la que sin duda deberían tener. Si aún no han jugado ninguna versión de Diablo, podrán disfrutar de los cinco actos de historia, así como luego el modo aventura. Si ya jugaron el modo historia, entonces pueden pasar un largo rato completando fisuras nephalem y farmeando nuevo y mejor equipo.
 
Lo bueno:
  • La versión más completa de consola. Incluye Reaper of Souls.
  • El modo cooperativo de cuatro jugadores.
  • La adaptación del uso del mando.
  • Horas y horas, y más horas, para jugar.
Lo malo:
  • Para los que no están acostumbrados al género puede ser repetitivo.
  • La tardanza de los parches.
  • La cantidad de ítems editados que dan vuelta por internet. 


NOTAS RELACIONADAS