El ridículo siempre puede llegar más alto, y siempre es divertido

#ShadowWarrior2

El ridículo siempre puede llegar más alto, y siempre es divertido

Hace un par de años, la compañía Flying Wild Hog reinició la serie Shadow Warrior con muy pocas conexiones al título de los 90. Y hoy nos llega la secuela, un título mucho más maduro y serio que su antecesor… ¡mentira! Es igual de ridículo, ¡pero más divertido!

hace 1 mes
Contenedor global
Reviews

El Shadow Warrior de ahora muy poco tiene que ver con el FPS creado en 1997 por las mismas personas que hicieron Duke Nukem 3D. El personaje tiene el mismo nombre, y es un FPS ridículo, violento y veloz, pero ahí se terminan las concidencias. Y eso es bueno, porque lo que tenemos acá hoy es un FPS muy competente que mezcla acción con armas de larga distancia y corta de forma muy divertida para jugar a solas o con amigos.
 
Desde ya la historia no es más que un relleno para cortar cabezas y llenar a humanos o bichos de plomo. En esta aventura tenemos a una mujer que se nos metió en nuestro propio cuerpo y tenemos que recuperar unos elementos para poder llevar a cabo el ritual que la va a devolver a su cuerpo. Ahora bien, no está mal que la historia no sea relevante. Pero sí es un problema cuando los cortes de escena son muy largos, y lo único que hacen en ellos es hacer chistes subidos de tono. El juego intenta ser gracioso casi todo el tiempo, y como su predecesor, no lo logra casi nunca. Y esto no sería un problema si no nos obligarán a escuchar estos chistes tontos, pero así es. Por suerte los cortes de escena se pueden saltear.

 
Así que vamos a lo que sí es divertido del juego: El combate. Tenemos a disposición una enorme variedad de armas. Desde katanas, espadas, lanzas, cuchillos, metralletas, pistolas, escopetas, ¡lo que quieras! Y no hay un solo tipo de estas, sino que hay muchos. Ahí es donde entra el nuevo sistema de loot implementado para este juego, donde podemos equipar un montón de armas, modificarlas para agregarle efectos y otros detalles, que hacen la expectativa a ver qué va a tirar este nuevo enemigo algo muy emocionante. Pero ya hablaremos de eso más adelante.
 
Las armas de larga distancia funcionan bien, está bueno dispararles a los enemigos mientras correteamos por el nivel esquivando sus ataques (con una excelente mecánica para esquivar que nunca falla), pero la verdadera diversión de Shadow Warrior son las katanas y cualquier otro tipo de objeto cortante. Podemos rebanar a los enemigos prácticamente en cualquier dirección, y hacer del demonio más grande, un montón de pedacitos pequeños. El desmembramiento procedural funciona aún mejor que el juego anterior, y es gran parte del atractivo. ¿Por qué? Porque podemos cortarle los brazos a un demonio, y puede seguir viniendo hacia nosotros, intentando matarnos con cualquier parte le quede intacta.
 
 
Además, estas armas tienen habilidades especiales como una super apuñalada que hace un montón de daño y un giro 360° estilo bailarina que simplemente hace desastres. Hay pocas cosas más divertidas que ver una ola de enemigos y en vez de acobardarse y correr en la dirección contraria, corremos de frente listos para empezar a girar como endemoniados y hacerlos pedacitos a cada uno de los enemigos.
 
Y aunque hay un montón de armas, y mucha variedad gracias a eso, también hay mejoras a través de Gemas que debería hacer la cosa aún mejor. Lamentablemente no es así. El juego es tan rápido y recibimos tantas gemas a lo largo de un mismo nivel, que hay que esperar al final de un nivel para entrar al inventario y ver qué conseguimos. Y aún así, las mejoras de las gemas suelen ser bastante miserables. De forma que aunque quieras ponerle el tiempo que requiere, el resultado al final no es tan positivo. Esto suele terminar en usar una que parezca buena en ese momento, y dejarla por el resto del juego, porque no se nota mucho la diferencia.
 

Sin dudas uno de los mejores aspectos del juego es lo rápido y fluido que se mueve nuestro personaje. No solo tenemos doble salto, sino también la acción de esquivar en cualquier dirección que mencionamos antes, ¡y esta misma habilidad funciona en el aire! Esto sumado a la velocidad que puede ser mejorada a medida que avanzamos en el juego, al final y con suficiente práctica, es posible casi volar en los mapas. Es realmente muy divertido.
 
Y si a esta acción caótica y sin pausa le agregamos un amigo o un par, entonces la combinación de tripas y diversión se cuadriplica. En verdad, este es un juego para jugar con amigos, por lo ridículo de la acción y lo rápido que se mueve, pero es un testamento a lo bien diseñado que está el combate, que jugarlo solo también es una experiencia gratificante.
 
 
A fin de cuentas, si te gustan los FPS rápidos como los de antaño, y no tenés problemas con algunos chistes fuera de lugar que no son muy graciosos, entonces Shadow Warrior 2 tiene mucho para ofrecer. Eso sí, si no te gusta el género ni lo intentes, porque es un FPS de lo más clásico que se puede conseguir hoy en día.

Lo bueno:

  • Las mecánicas básicas
  • Cualquier tipo de arma de corta distancia es divertidísima
  • Una cantidad enorme de armas
  • Desmembramiento procedural
  • El veloz movimiento del personaje
  • Solo es divertido, en Coop es mucho más divertido

Lo malo:

  • La historia, el humor y el hecho de que haya tanto de esto
  • El sistema de loot terminado siendo inútil



NOTAS RELACIONADAS