La última gran aventura de una leyenda

#Uncharted4

La última gran aventura de una leyenda

Nueve años pasaron desde el lanzamiento de Uncharted: Drake’s Fortune y casi una década después seguimos disfrutando las aventuras de Nathan Drake, el Indiana Jones de los videojuegos. Pero esta no es una aventura cualquiera, sino que es la última, y como tal, está a la altura de las mejores que han agraciado a nuestro querido medio.

hace 6 meses
Contenedor global
Reviews

Sin dudas no es fácil trabajar en uno de estos juegos de aventura. Porque por más buenos que sean (y créannos, los Uncharted son uno más bueno que otro) después de tantas iteraciones se empiezan a sentir un poco similares. Pero Uncharted 4 es diferente. Mantiene la esencia y estructura de la saga, pero tiene una atención al detalle y semejante reverencia por su propio legado, que se siente como un juego diferente, inspirado por sí mismo.
 
 
Una de las primeras cosas que nos enteramos cuando empieza el juego, es que Nathan Drake tiene un hermano, Sam Drake. Noticia fuerte, sin dudas. Y nos costó asimilarlo. Con Nathan somos cercanos, ya vivimos tres fantásticas aventuras (cuatro si incluimos Golden Compass para VITA), conocemos a los personajes muy bien, y en ningún momento se mencionó a un hermano. Pero el juego explica por qué nunca se lo mencionó. Debido a ciertas circunstancias, Nathan siempre pensó que estaba muerto. En sus primeras horas, el juego salta en el tiempo, explicando la enorme influencia de Sam sobre Nathan de chicos, y el el increíble guión escrito por Neil Druckmann y las actuaciones de Nolan North (Nathan) y Troy Baker (Sam) nos permitieron asimilar esta revelación, y tomar a Sam como si siempre hubiera formado parte de la historia.
 
Llegando al presente, Drake finalmente sentó cabeza. Se casó con Elena y viven juntos, en paz. Sí, la vida de Nathan se volvió mundana y aburrida, pero segura. Hasta que un día, Sam reaparece e irrumpe en su tranquila vida, pidiéndole ayuda. Estuvo preso durante más de una década, compartiendo la celda con un notorio criminal, al que todas las noches le contaba sobre el tesoro perdido del reconocido pirata Henry Every. Y el día que el criminal orquestó su salida de prisión, lo obligó a conseguir el tesoro, por lo cual necesita la ayuda de su hermano, el aventurero Nathan Drake.
 
 
De ahí en más volvemos al ruedo, en el ya clásico estilo de Uncharted. Saltaremos de un lugar a otro: Italia, Escocia, Madagascar, entre otros, en busca de este tesoro, luchando contra el ejército privado de Shoreline, dirigidos por la temible Nadine Ross, quien busca el tesoro para ella y los suyos. Por supuesto, la historia tiene sus giros, la gran mayoría inesperados, con un final que sin dudas está a la altura de una increíble e histórica serie como Uncharted.
 
Y el personaje de Sam Drake está muy lejos de ser un esfuerzo desesperado por introducir una nueva variante a una historia conocida, ya que su personalidad y la actuación de Troy Baker son fantásticas. Pero además, es nuestro compañero a lo largo de la aventura, acompañándonos en la mayoría de los niveles. De forma similar a Uncharted 2, lo vamos a ayudar y él nos ayuda a nosotros, pero en este juego, este aspecto cooperativo se siente mucho más desarrollado, sumado a las charlas entre ellos dos, que al ser hermanos, son mucho más entretenidas e interesantes. Además de que ayudan a construir su relación de una forma creíble.
 
 
En las secciones de stealth (de las cuales hay muchas y hasta es posible evitar encuentros si pasamos desapercibidos) Sam es un aliado muy útil, marcando la posición de ciertos enemigos, y hasta deshaciéndose de algunos sin la necesidad de darle comandos o preocuparse por él, ya que no puede ser detectado por los enemigos.
 
Pero evitar la acción es opcional, y solo en ciertas secciones. El resto del tiempo es el Uncharted que conocemos, con tormentas de plomo, cubriéndonos en todos lados para salvar nuestras vidas y realizando las secuencias de plataformas más demenciales que se pueden ocurrir. Y si alguna vez se preocuparon porque Naughty Dog se quede sin ideas para la acción, Uncharted 4 demuestra que eso simplemente no es posible. Por supuesto que esta cuarta aventura está repleta de momentos de acción como solo Naughty Dog sabe prepararlos, y la única razón por la que no los mencionamos es porque les estaríamos robando de algunos de los mejores momentos del juego, que directamente, nos arrancan el aliento.
 
 
La gran diferencia entre este juego y los anteriores, es la adición de una soga y gancho que podemos usar libremente, siempre y cuando haya un lugar donde atarla. Esto no solo hace las secciones de plataforma más divertidas y variadas, pero más que nada afecta el combate. En el pasado estábamos atados al suelo, con la cobertura como única salvación. Ahora, en la gran mayoría de los escenario, podemos pasar de un lado a otro, saltando con la soga, haciendo el combate muchísimo más dinámico. Y hasta podemos caer sobre enemigos, derribándolos con un puñetazo, una acción épica en medio de una batalla que nunca nos cansa.
 
Como si todas estas adiciones no fueran suficiente, Naughty Dog fue aún más allá, con la inclusión de ciertas zonas abiertas que podemos explorar con total libertad, ¡y arriba de un vehículo! Por primera vez en la historia de la serie tenemos control total de un jeep, que podemos usar para explorar, y encontrar secretos ocultos. Y mientras que es divertido, y nos ofrece una nueva cara de Uncharted, por momentos sentimos que no había muchos beneficios para explorar, lo que disminuye la motivación para hacerlo.
 
 
El modo multijugador por otro lado, es muy diferente a lo que conocemos. Buscando marcar la diferencia, Naughty Dog hizo cambios importantes a la fórmula. Ahora contamos con poderes especiales que le agregan una importante variedad y sorpresa a las partidas. Además, la inclusión de la soga y gancho, nos permiten movernos a una velocidad que antes era imposible, lo que lo hace bastante más dinámico que el resto de los juegos similares que hay en el mercado. Pero de todas formas, aunque sea divertido, nos parece que es un agregado nada más, ya que la parte central del paquete es la última aventura de Drake.
 
¡Nathan Drake está de vuelta!, aunque sea por una última vez, y sin dudas, esta última es la mejor. Con toda la experiencia que ganó Uncharted con los años (y los juegos) nos entregan un maduro y magnífico desenlace para una verdadera leyenda de los videojuegos. Uncharted 4 es uno de los mejores juegos de acción y aventura de la historia, pasando por lejos aún a sus propios predecesores, y sin dudas, elevó la vara una vez más para todos los que le sigan.
 
 
LO BUENO
  • Acción sin precedentes
  • La historia
  • Los gráficos
  • Excelente inclusión de nuevos personajes
  • Más exploración
  • Poder manejar vehículos
  • El multiplayer es diferente a la Campaña y muy divertido
  • Un final a la altura de la serie
LO MALO
  • Las secuencias de exploración no dan tantos beneficios como deberían


NOTAS RELACIONADAS