Los chicos del mañana tienen algunos problemas

#TomorrowChildren

Los chicos del mañana tienen algunos problemas

PlayStation tuvo una excelente idea al aprobar el desarrollo de Tomorrow Children, y aunque este extraño juego tiene ideas muy interesantes, y una premisa fantástica, lamentablemente nunca llega a tener el verdadero potencial que demuestra.

hace 1 mes
Contenedor global
Reviews

Es difícil de explicar exactamente qué es Tomorrow Children. Y ese es parte del problema. Se trata de un mundo abierto llamado Void (Vacío), que según explican unos comerciales estilo propaganda soviética de TV que explica que la tierra se está recuperando de un evento apocalíptico, y como clon del Vacío, nuestro trabajo es ayudar en la reconstrucción.
 
Desde el vamos los problemas de Tomorrow Children son evidentes. De un momento a otro nos tira a su gran y complejo sandbox, con un montón de tipos de monedas y recursos, con el objetivo de recolectar, construir y comunicarse. ¡Excelente idea! Pero en ningún momento hace un gran esfuerzo por explicar gran parte de lo que se puede hacer. Y en juegos tan vastos y complejos como estos, la accesibilidad del jugador es uno de los factores claves. No puede fallar.
 
 
¡Y es una pena enorme! Porque la estética es brillante, simulando el estilo de la propaganda de la Unión Soviética, como también la música y muchos otros detalles que hacen al juego una verdadera joya gráfica. Estéticamente Tomorrow Children no es como ningún otro juego en la actualidad. Y a medida que avanzamos en la experiencia aumenta su apuesta por la escala de las cosas que podemos realizar y la fidelidad gráfica con las que las representa en pantalla.
 
Las mecánicas son bastante simples. Inspiradas en juegos como Minecraft, tenemos total control de nuestra niñita matrioszka lista para trabajar, y podemos recolectar recursos y utilizarlos para construir nuevas herramientas, o también edificios. Pero hay un montón de recursos, y sin una buena forma de administrarlos, todo se vuelve muy confuso. Además el juego no hace muchos esfuerzos por ayudar. Y esto se aplica a todos los aspectos, como no saber cuál es edificio es cuál, siempre confundiendo el Ministerio de Trabajo con la casa de un obrero. Con un simple cartel bastaba.

 
De nuevo, es una pena, porque aunque la arquitectura es muy similar, es parte de la idea, de la estética general. Aunque es fácil perderse, también es divertido explorar el mundo a medida que lo construimos, con estos gráficos. El estilo artístico brilla mientras más cosas hay en pantalla, y los detalles saltan a la vista, como el humo de las fábricas llenando el aire de bruma, y como estos muchísimos otros que hacen al juego una maravilla gráfica.
 
Y como bien dijimos, a medida que avanzamos, aumenta la apuesta: Nos da la posibilidad de construir trenes para viajar más rápido entre ciudades, continuar explorando y encontrar aún más lugares, como islas desiertas con recursos. Pero del otro lado de la moneda, hay una experiencia muy frustrante para llegar hasta ahí. Con islas que se deshacen en el lugar para terminar ahogandonos; llevar la herramienta equivocada a un lugar recientemente descubierto, y tener que hacer todo el viaje de vuelta; o tener que ser perseguido por alguna de las criaturas sin provocación alguna. Todas estas situaciones nos obligaron a empezar de nuevo múltiples veces, drenando así la emoción del progreso conseguido.
 
 
En cierto momento la historia toma un asiento secundario en la acción y el juego nos introduce a un aspecto social que hasta ese momento no habíamos conocido. Y la idea de vagar en este mundo lleno de posibilidades con amigos, nos vuelve a prender la chispa del enorme potencial que posee Tomorrow Children. Lamentablemente no está muy trabajado y al momento de escrito este análisis fue casi imposible jugarlo con otras personas, conocidas o no.
 
Y aunque pudiéramos conectarnos, algo que seguramente será posible más temprano que tarde, tampoco hay mucho que hacer en el juego. Las mecánicas son divertidas al principio, pero rápidamente llevar los recursos de un lado a otro se vuelve muy trabajoso, y las tareas se vuelven muy repetitivas antes de terminar la Campaña principal. Para cuando se abre el espacio online, las ganas restantes pueden ser nulas.
 
 
Aún así, hay mucho que Tomorrow Children puede ofrecer. Si se agrega un tutorial que le permita a los jugadores conocer a fondo todas las mecánicas a disposición, y se corrigen los problemas de las reiteradas muertes sin explicación, puedes llegar a ser una experiencia muy divertida y creativa, como lo fue en su momento Little Big Planet.
 

Lo bueno:

  • Excelente estilo estético.
  • Mecánicas simples
  • Muy buen concepto
  • Tiene potencial y todavía puede ser arreglado

Lo malo:

  • Pésima ejecución
  • Ausencia total de explicaciones o tutoriales
  • Experiencias frustrantes con muertes inexplicables
  • Aspecto social sin terminar



NOTAS RELACIONADAS