Nacidos para Pelear

#Battleborn

Nacidos para Pelear

En esta época de MOBA en formato FPS, nos cruzamos con uno que intenta evitar las normas preestablecidas de este nuevo género. Y en ciertos aspectos lo logra, pero en otros se termina quedando corto de sus propias aspiraciones. Esto es Battleborn.

hace 6 meses
Contenedor global
Reviews

Battleborn hace muchas cosas para ser diferente al resto, pero realmente tiene éxito en uno de esos aspectos. El diseño de sus personajes, que es un parte muy importante de este género, porque cada uno de ellos debe ser único en cuanto a diseño, jugabilidad y habilidades, y en ese aspecto Battleborn casi que saca 10. Pero el resto de la experiencia no es tan buena o exitosa.
 
Para nuestra sorpresa, Battleborn tiene una Campaña. Algo muy extraño en estos juegos. Y no solo en este género, sino también en el que lo inspiró, el MOBA tradicional. En este momento, este modo ofrece ocho historias diferentes, que pueden ser jugadas con cualquier composición de equipo se desee. Cada una de estas historias, cuenta con detalle parte de la historia de Battleborn y cómo las diferentes facciones se posicionan en el gran cuadro y cómo pelean contra Varelsi y Rendain, el boss final del juego.
 
 
La historia en sí esta muy desarrollada, lo cual es bueno, porque le da un peso al mundo y los personajes. Y esto nos sorprendió, no porque no confíemos en la capacidad de Gearbox, sino porque no sabíamos que le iban a dar tanta atención a este aspecto del juego. Lo malo, es que no es muy buena, o fácil de seguir. A través de estas misiones, jugadas a solas o con otros jugadores, es posible matar enemigos, ganar experiencia y juntar loot. Esta campaña dura ocho horas por lo general, pero las misiones pueden jugarse varias veces, en diferentes dificultades. Lamentablemente, aunque sea divertida, la historia en sí no parece tener mucho sentido y tampoco es fácil de seguirla, pero como Campaña es más que funcional.
 
El modo online, la verdadera carne del juego ofrece tres modos principales:
  • Incursión: El modo más similar a un MOBA. Los equipos tienen que defender su base de las oleadas de enemigos, mientras escoltan a sus propios minions a la base enemiga.
  • Devastación: Los equipos de héroes se enfrentan en combates a muerte, y deben capturar y mantener tres objetivos en el mapa para alzarse con la victoria. Simple, y bastante divertido. Aunque tal vez demasiado simple.
  • Fusión: Los equipos de héroes tienen que guiar a sus minions hacia una muerte segura en el centro del mapa. Se consiguen puntos por cada esbirro que se inmole en el incinerador del enemigo, y el equipo que llega a los 500 puntos gana. Pero lo que hace las cosas más interesantes, es que, el primero que llega a 250 pierde la cercanía de su incinerador y este es movido a la base del contrario, lo que hace el trabajo mucho más complicado y obliga al equipo ganador, a ser más preciso y punzante. Pero para que no sea tan complicado, llegar a los 600 esquirlas (la moneda del juego) es posible llamar enormes tanques que hacen el empuje hacia territorio enemigo más fácil.

Si hay una razón por la que muchas veces funciona el juego, es porque sus personajes son muy fuertes. Son divertidos de ver, escuchar y, más importante aún de jugar. No hay dos parecidos, y cada uno se adapta a un estilo de juego particular, con suficientes opciones de leveleo para adaptarlo a estilos muy específicos. Oscar Mike es un muy buen ejemplo, es una parodia de juegos como Battlefield, pero en vez de ser un clásico personaje de ataque, también puede ser alineado a un estilo más silencioso con capacidades stealth. Pero su mismo árbol de habilidades también lo hace muy poderoso si así se quisiera.
 
Otro personaje interesante es Shayne y Aurox, una adolescente que tiene un mosntruo de roca gigante en su cadera, que actúa como una especie de guardaespalda. Pero la verdad que su relación no es la mejor, de modo que es muy graciosos escucharlos discutir mientras corren por el mapa, o matan enemigos. Como dijimos, no solo son divertidos de jugar, sino de ver y escuchar. Gearbox vuelve a demostrar como en Borderlands que su nivel de escritura es excelente, y no importa el género en el que trabajen, pueden crear personajes icónicos con facilidad.
 
 
En todas las partidas, los personajes pueden subir de nivel a través del Helix. Subir de nivel nos ofrece un Punto Helix que podemos poner en una de dos mutaciones. Esto puede parecer limitado, pero hace la elección muy fácil y rápida, y no quita la atención de la acción, que es lo más importante. Y además, permiten acomodar la habilidad acorde a lo que el equipo necesita en ese momento. También es posible comprar items, que pueden mejorar la velocidad de movimiento, el daño o la energía total. Pero los mejores items solo se pueden encontrar en la campaña y son considerados Drops Raros y poco comunes. La tienda del juego también ofrece comprar packs de ítems.
 
Y por todas estas cosas buenas que tiene, tiene algunas malas que derrumban la experiencia por completo. La principal es la más importante de todas en un juego de este estilo: El Matchmaking. Es terrible, pero de forma alevosa. Aún en un nivel alto, varias semanas después de su lanzamiento (es decir que asumimos que muchos otros jugadores están en un nivel similar) tarda muchos minutos en armar un partido, y cuando lo logra, nos encontramos con equipos de nivel inferiores a Nivel 10, cuando nosotros nos estábamos acercando al 30. De esta forma, hemos jugado la gran mayoría de los partidos con equipos desparejos, lo cual es una pena, porque arruinan la experiencia. Y peor es cuando, de alguna forma, el matchmaking funciona mejor para el equipo contrario, tiene un equipo de nivel alto, con items de nivel raro, y se termina produciendo una matanza muy frustrante.
 
 
Otro problema es que no existe tal cosa como el tutorial en el modo multijugador. La Campaña ofrece una suerte de tutorial con un personaje en particular, en forma de prólogo, pero una vez terminado, esto se bloquea y no se puede jugar más. Esto no tiene sentido, sobre todo en un juego donde la idea es perfeccionar el juego con un personaje en particular. No hay forma de practicar con personajes, y la única forma de volverse bueno es meterse en las partidas online y partirse la cabeza contra la pared hasta aprender.
 
Battleborn tiene muchas cosas para ser un excelente juego, pero al mismo tiempo otros problemas no le permiten alcanzar ese fantástico potencial. De primer momento cuesta mucho empezar, aprender a utilizar un personaje en un espacio libre de peligros, y termina siendo una experiencia frustrante hasta después de las 15 o 20 horas de juego, un momento en el que ya se empieza a sentir un poco monótono. Lo bueno de estos problemas, es que se pueden corregir a futuro, y sabemos que Gearbox lo va a hacer, a medida que agrega personajes y contenidos nuevos.
 
LO BUENO
  • Dinámico y divertido
  • La campaña es bastante completa
  • Diseño de personajes increíbles y únicos
 
LO MALO
  • Terrible matchmaking
  • La historia
  • Objetivos genéricos y repetitivos en Campaña y modos de juego
  • Ausencia de tutorial o forma de entrenar o perfeccionar un personaje



NOTAS RELACIONADAS