Un océano lleno de estrellas

#StarOcean

Un océano lleno de estrellas

Desde sus inicios en 1996 la serie Star Ocean siempre fue reconocida por ofrecer algo diferente para los fanáticos del género. Pero este nuevo Star Ocean toma elementos de la misma serie y hasta de la serie Tales, para ofrecer para nada diferente ni innovador, a lo que veníamos viendo.

hace 5 meses
Contenedor global
Reviews
 
Siete años pasaron desde el lanzamiento de un nuevo Star Ocean. Es decir, tuvieron tiempo para pensar y diseñar un nuevo juego y ofrecer algo diferente a lo ya experimentado. Pero este no es el caso, Star Ocean: Integrity and Faithlessness es exactamente lo que se podría esperar de la serie, con algunos toques de Tales of Xillia y otros títulos de la misma serie. pero el problema en sí no es que no es nada nuevo y ya lo vimos antes, sino que es todo esto y mal hecho.
 
La historia empieza en un planeta medieval (un lindo guiño al Star Ocean original) siguiendo al protagonista Fidel, junto al amor de su vida, Miki. Por ciertas razones, deben embarcarse en una fantástica aventura espacial, donde conocen a una gran cantidad de personajes que se suman a su viaje y termina llevándolos al medio de una disputa entre los reinos vecinos Resulia y Trei'kur. En medio de todo este revuelo, este último reino se hace con una arma muy avanzada tecnológicamente, que puede darle la ventaja en la guerra, ¿pero a que costo?

 
Si todo esto les suena, es porque estamos mencionando las historias más típicas de los JRPG, algo en lo que Star Ocean históricamente ha tenido bastante incidencia. pero por alguna razón, como el resto del género, parece haberse quedado congelado en el tiempo, entregando el mismo juego década tras década, con algunos cambios leves.
 
Porque hay cambios. Obviamente Star Ocean de 2016 no es el mismo de 1996, aunque tenga muchos guiños a aquel clásicos de SNES. Por ejemplo, cuando exploramos los planetas, el mapa se ve como enormes pastisales con algunos corredores angostos, de manera similar a Star Ocean 3. Pero como los juegos de la serie Tales, ahora los miembros de la party pueden hablar entre ellos en medio de la exploración y podemos conocerlos un poco más en medio de viajes. Aunque no es tan lindo como en Tales, ya que no hay retratos animados.
 
 
Y esto no es lo único que sacaron de los Tales. Por ejemplo, cómo en tales of Xillia, ahora muchos mapas tienen zonas de recolección, y también cada ciudad ofrece paneles con misiones secundarias, que más parecen quests de MMO, porque son muy simples y básicas, generalmente siendo recolectar tantas cosas de algo o matar una cantidad específica de criaturas. Demasiado básico.
 
Las batallas también tomaron consejos de otro Tales, Zestiria. Ahora las batallas ocurren en el mapa, y cada personaje tiene su propia habilidad especial llamada Reserve Rush, un ataque con mucho poder y muy bien diseñada estéticamente, que se parece mucho a la habilidad que los personajes tenían en Zestiria, conocido como Mystic Arte. Es decir, los parecidos no son casualidad, y en cierta parte le hacen bien a la serie. Pero son tan parecidos, que hubiéramos preferido que lo hagan a su manera, y no copiando otras formas ajenas.
 
 
Como buen JRPG, en nuestro viaje vamos a encontrar muchos personajes que se unen a nuestro viaje, pero ninguno de estos son lo suficiente carismáticos o interesantes para querer conocerlos. En verdad, son terribles. No son graciosos para nada, aunque intentan serlo, y su única utilidad en el juego es práctica, para alcanzar a tener siete miembros del grupo.
 
¿Siete? Sí, siete. Hoy en día no es común poder llevar tantos personajes en una misma party, y hay una razón para ello. El combate de Integrity and Faithlessness puede ser muy divertido, pero a medida que avanzamos en la historia y la cosa se vuelve más compleja, el combate se vuelve demasiado caótico, sobre todo cuando la cámara se mueve de esta forma, girando y contorsionandose de tales formas para hacer la acción parecer más dinámica de lo que realmente es, muchas veces hasta escondiéndose en el pasto y tapando la acción.
 
 
Y si hablamos del combate, también tenemos que mencionar los bosses, que parecen tener una predilección por ataques de área imposibles de contrarrestar. De forma que no solo deja de ser divertido el combate, sino que puede volverse frustrante eventualmente.
 
Este nuevo Star Ocean no es malo. Quien no haya jugado los anteriores hasta puede encontrarlo innovador. Pero la realidad es que es un calco de anteriores entradas en la serie, y a pesar de estar en 2016 muy pocas cosas parecen haber cambiado. Mejor sería que el equipo de desarrollo sea menos conservador y tomen riesgos, aún con la posibilidad de fallar, por lo menos sería algo diferente y fresco, en vez del mismo refrito que ya conocemos y jugamos.
 
Lo bueno:
  • El sistema de combate puede ser divertido
Lo malo:
  • Demasiados lugares comunes
  • Muy parecido al resto
  • Historia aburrida y personajes predecibles
  • La cámara en el combate
  • Tales of Star Ocean?



NOTAS RELACIONADAS