Por fin la rebelión contra los extraterrestres llega a consolas

#XCOM2

Por fin la rebelión contra los extraterrestres llega a consolas

Después de casi un año de espera, los usuarios de consolas finalmente pueden jugar a la secuela del título que revolucionó el género de estrategia, y lo puso al alcance de todos, XCOM 2.

hace 1 mes
Contenedor global
Reviews

El primer XCOM logró algo que parecía imposible: Revitalizó el género de estrategia. ¡Y no solo en PC!, donde siempre se movió como pez en el agua, sino también en consolas. Plataformas prácticamente vírgenes de este tipo de juego. Pero el esquema de controles fue tan bien diseñado, que en muchos casos, algunos jugadores preferían jugarlo con joystick ya sea en la consola o la computadora.
 
Fue por esta misma razón que quedamos estupefactos cuando anunciaron XCOM 2, exclusivamente para PC. Casi nueve meses pasaron desde su lanzamiento oficial, y hoy tenemos un juego bastante más pulido del que recibieron los usuarios de PC y que fue corregido durante varios parches que solucionaron muchos de los problemas reportados por los jugadores. La versión que llegó a PlayStation 4 y Xbox One no sufre ninguno de esos problemas, y por esto, es la versión definitiva de XCOM 2.

 
Quienes hayan jugado el primero hace unos años, o hasta el original en los 90, sabe exactamente qué esperar de este juego. Solo que con aún más posibilidades, una historia mucho más interesante, mejores gráficos y más. Pero empecemos por el principio. A diferencia de muchas secuelas, XCOM 2 asume que perdimos la guerra en el primer juego, y fuimos invadidos por extraterrestres de forma “pacífica”. Decimos entre comillas porque tomaron el poder y aunque se muestran como dictadores benévolos, son todo lo contrario y mediante simulaciones, encierran a los humanos para su propio beneficio y entrenar a sus tropas.
 
Afortunadamente, el proyecto XCOM sigue en pie, y en una misión casi suicida, un equipo nos rescata (el Comandante del juego anterior, es decir nosotros, fue capturado por las fuerzas extraterrestres) y nos pone de nuevo al mando de la base, esta vez en la forma de una enorme y super avanzada nave militar, que nos permite movernos silenciosa y rápidamente de un lugar del globo a otro. Como el título anterior, la historia en sí es una base para que el jugador forme su propia narrativa con cada batalla y la vida o muerte de sus soldados. ¡Y funciona! Pero nos hubiera gustado que esta vez desarrollen un poco más la premisa de los aliens conquistando la Tierra.
 
 
Aún así, eso no le quita al tipo de narrativa elegido, porque una vez más nos encontramos empatizando con nuestros soldados, ayudándolos a crecer y subir de rango, mejorando sus capacidades y conectándonos con ellos, al punto donde perderlo no solo nos afecta desde un punto de vista técnico, sino también emocional, ¡queremos vengar a nuestro sniper japonecito!
 
Como mencionamos, una de las nuevas mecánicas es la ausencia de una base central, y en cambio tenemos una gigante nave que nos permite movernos con libertad por el mundo. El problema es que viajar toma tiempo, y mientras más tiempo pasemos en un lugar, más chances habrá de que haya problemas en algún otro lugar. Algunos de los objetivos son entrar en contacto con partes de la Rebelión, atacar fuerzas enemigas y desactivar proyectos de gran escala que los alienígenas tengan entre manos. Mientras tanto también podremos mejorar la nave, para lo cual necesitaremos recursos, ingenieros y científicos. Todo esto se parece mucho al juego anterior, pero fue simplificado aún más para que tengamos que tomar decisiones que impacten el juego más que seguir alguna “estrategia”.
 
 
Otra nueva mecánica es el Proyecto Avatar, que significaría un fin del mundo para la humanidad, y por supuesto nuestro juego. A lo largo de la Campaña tendremos que estar muy atentos al medidor del Proyecto Avatar, ya que si se finaliza, es Game Over. Aunque es nueva, la mecánica se parece un poco al nivel de satisfacción de las naciones fundadoras del Proyecto XCOM, en el título anterior, pero es más confiable y estable, lo que hace para una experiencia mucho menos frustrante.
 
Ahora bien, todo esto no valdría absolutamente nada si el aspecto principal del juego no fuese igual de bueno o mejor que en el juego anterior. Por supuesto estamos hablando del combate. Uno de los cambios más notorios, y cambian la acción de cada misión para bien, es la presencia de una lista de objetivos para cumplir, con el principal teniendo un limite de tiempo. Esto hace que no seamos tan cautos a la hora de movernos por el mapa, y las misiones sean un poco más veloces.

También ayuda el hecho de que ahora cada vez que estamos en una nueva misión, no estamos instantáneamente en combate, sino que empezamos en modo ocultación, es decir que los enemigos no saben nuestra posición ni movimientos. Esto ayuda a que los primeros pasos sean un poco más pacíficos. Aún así, esto tampoco quiere decir que nuestro objetivo es que no nos vean, aunque haya algunas misiones así. El combate sigue siendo una parte integral del juego.
 
 
Otro cambio importante es el rebalanceo de personajes y armas. Algunas clases cambiaron, por ejemplo, el Rangers es la unidad de asalto, que ahora tiene un arma melee como principal. Lo pone en riesgo, pero tiene chances de matar mucho más altas que antes. El Granadero es el experto en explosivos y el Sharpshooter es el sniper, que mientras que no son tan poderosos como el juego anterior, siguen siendo claves en cualquier equipo. Estos cambios más que nada sirven para que cada clase sea más versátil y en caso de perder otros soldados importantes, los restantes puedan ser más capaces.
 
Todos estos cambios, y otros que no llegamos a mencionar, hacen para una experiencia aún más atrapante, y en algunos aspectos, menos frustrante. Aún así, sigue siendo un juego difícil en donde perder soldados es parte de la aventura, y donde a veces tocar la retirada en favor de mantener a tus mejores hombres y mujeres para futuras batallas, es una buena idea.

Una vez más, XCOM nos trae decisiones donde tendremos que encontrar el mal menor. ¿Damos la retirada y dejamos explotar la bomba para que nuestros mejores soldados puedan prevenir el próximo atentado? ¿Cuántas vidas vale un muy buen científico capaz de mejorar el proyecto XCOM a futuro? ¿Serás capaz de liberar a la humanidad de la opresión extraterrestre Comandante?

Lo bueno:

Misma fórmula, mismos excelentes resultados
Historia más interesante
Correcciones en el sistema global del juego
Clases simplificadas para que sean más capaces en el campo de batalla.
Nuevas opciones de personalización
Más justo, pero no por eso menos difícil

Lo malo:

La premisa es interesante, solo desearíamos que la desarrollen un poco más
Algunos problemas de performance 
 



NOTAS RELACIONADAS